Territori Creatiu

RSS

Arts de carrer, FiraTarrega 24/04/2019 Àrea de comunicació

Los nuevos caminos de FiraTàrrega

Anna Giribet i Argilès, Directora Artística

Eduard Ribera, Responsable de Comunicación

Para los próximos cinco años, FiraTàrrega inicia un nuevo proyecto artístico pero también un nuevo proyecto de gestión. Los cambios recientes en las dos direcciones de la Fira han implicado que en estos primeros meses de andadura redoblemos los esfuerzos para encontrar el mínimo común denominador que responda al espíritu de los proyectos presentados por Lau Delgado, como nuevo Director Ejecutivo, y por Anna Giribet, como nueva Directora Artística. Junto con el resto del equipo, estamos llevando a cabo un ejercicio de reflexión y puesta en común muy interesante, sobre cuál tiene que ser nuestra función en el engranaje sectorial y en tanto que mercado estratégico cultural de la Generalitat de Catalunya, que nos está conduciendo a la concreción de los nuevos marcos de acción en los que deberá moverse la Fira los próximos cinco años.

Escargots. Slowolou (c) Núria Boleda. Archivo FiraTàrrega 2018

En términos generales, podemos afirmar que el nuevo proyecto recoge la esencia de la etapa anterior, de la que nos sentimos herederos. No se puede calificar esta nueva etapa de rupturista sino que se concreta como un proceso de evolución que plantea un cambio de mirada o de enfoque: bebe y se impregna de las cosas que funcionan, recicla o actualiza algunos aspectos que necesitan ser revisados y propone nuevos retos que deberemos emprender con la complicidad de todo el equipo. Queremos insistir en este aspecto porque nos gusta trabajar en equipo y damos valor a las potencialidades de todas las personas. Es por ello que la transversalidad y la complicidad son los pilares que deben sostener el edificio de la Fira los próximos años, en todos los sentidos.

En síntesis, validamos el esquema según el cual la Fira es, en primer término, un espacio para la exhibición de la creatividad escénica contemporánea que pone el acento en las artes de calle y el espacio público y punto de encuentro, contacto, contratación e intercambio para los agentes que operan en este mercado cultural. En segundo lugar, nos reivindicamos como una estructura de acompañamiento en los procesos de producción de espectáculos y de inserción en los circuitos de distribución para los nuevos creadores o para aquellos que ubican su trabajo creativo en el ámbito de las artes de calle. En tercer lugar queremos mantener y, si cabe, ampliar nuestro papel como espacio para la formación especializada, en el ámbito de la creación así como también en el ámbito de la gestión y la programación relacionada con las artes de calle y el espacio público.

Nos planteamos que el proyecto evolucione hacia un nuevo paradigma. Un modelo que refuerce su función en dos líneas de acción: como generador de espacios de distribución y de públicos para las producciones escénicas y como referente sectorial que concentre experiencia y concimiento y lo ponga a disposición de instituciones, creadores y profesionales. En definitiva, que sea un agente imprescindible para enfrentar los retos que se plantean al sector en el futuro inmediato.

Específicamente en el ámbito artístico, pretendemos que la programación ofrezca una mirada poliédrica, que se pueda dirigir a muchas tipologías de públicos distintos y que cualquier persona pueda encontrar alguna pieza que sea de su interés. Los valores que queremos poner en juego tienen que ver con la transversalidad, el compromiso y la investigación, en el sentido que las artes de calle en particular y las artes escénicas en general ya no se conciben como una simple expresión cultural sino como un catalizador que, desde planteamientos artísticos y creativos, plantee respuestas a las necesidades, las inquietudes o los retos sociales y políticos del siglo XXI: el territorio, la identidad individual y colectiva, la memoria, la inclusión social, la democracia cultural, los usos del espacio público, la expresión de la ciudadanía, la educación, la salud, el pensamiento, la multiculturalidad, las relaciones intergeneracionales, la libertad de expresión, la innovación y tantos otros.

Queremos dar cabida a discursos contemporáneos, integradores, universales, cohesionadores y críticos. Tenemos que ser capaces de incluir las piezas más críticas y también las piezas más festivas y de entretenimiento de calidad. También nos gustará plantear algunas preguntas. ¿Cómo el arte en el espacio público puede contribuir a la transformación urbana? ¿Cómo puede celebrar, subrayar o cuestionar la variedad de nuestras identidades culturales?

Por otra parte, no podemos olvidar que FiraTàrrega es un mercado y, como tal, uno de sus objetivos principales es proponer a los profesionales una oferta de calidad que pueda ser de su interés. La programación, por tanto, debe poder atender al profesional que viene de Newcastle en busca de una pieza de plaza así como al programador de Valencia que busca una experiencia escénica en un espacio no convencional o al grupo de amigos que, simplemente, quiere pasar la tarde.

Para ello, intentaremos encontrar el equilibrio entre las novedades de la temporada, el resultado de colaboraciones e intercambios artísticos y la provocación de piezas a partir de la investigación en el marco del programa Suport a la Creació que, dicho sea de paso, ha posicionado la Fira estos últimos años y le ha dado excelentes resultados.

A través del Suport a la Creació, hemos aprendido a acompañar procesos creativos donde el espacio público es uno de los principales protagonistas. Ahora nos toca remover el modelo y hacerlo evolucionar. Planteamos esta nueva etapa integrando todas las relaciones posibles entre artistas, profesionales, mercado, ciudad y ciudadanía de Tàrrega y alrededores. Incorporamos una nueva clasificación que prevé distintas tipologías de proyectos, en función del tipo de acompañamiento, más largo o más intenso, que requieran. También queremos incluir procesos de asesoramiento especializado que podemos ofrecer a las compañías desde la organización, por ejemplo en términos de mercado. O la inclusión de los pueblos agregados de Tàrrega como espacios para la creación; o la incorporación en la cadena de valor de las residencias artísticas de la distribución de los espectáculos en circuitos de exhibición que sean realmente sostenibles. En definitiva, nos gustaría completar el círculo de este proceso de acompañamiento en base a la experiencia que hemos ido adquiriendo y al conocimiento que tiene la Fira, en tanto que organización y en relación a los mercados artísticos.

Tenemos claro que el proyecto de la Fira tiene distintos destinatarios. No sólo el público, no sólo los artistas, no sólo los profesionales que acaban acreditándose en cada edición. También las instituciones, los integrantes del sector, las asociaciones profesionales, los circuitos de distribución. Y, por qué no, también las personas implicadas en la gestión del espacio público, en la educación de los niños y jóvenes que, no lo olvidemos, también son espectadores, las personas que trabajan por la integración social, la igualdad o la democracia cultural… En definitiva, todas aquellas personas e instituciones con las que podemos compartir valores, inquietudes y objetivos y con quien nos gustaría ser capaces de expandir el campo de acción de las artes escénicas.

Estos son los caminos que nos gustará transitar los próximos años.

Be Sociable, Share!

    Afegir un comentari

    Cerca al web

    ×